domingo, 17 de enero de 2010

Escribo de ti, de nuevo.

                                                                                                                  

Han pasado muchas cosas, tengo frio y tu no estas. Me duele la cabeza de tanto pensar como hacerte mio, que solo quiero drogarme con tu aliento. Ese aliento. Con el que recorrias ayer mi cuerpo, empezando por mis ojos y terminando en el cuello de mi camisa. Ya no tengo miedo. De verdad, ya no me importa si te vas, solo me importa que te quedes. No me da miedo perderte, creo que volveras. Ayer no te esfumaste, sino que me hiciste complice de tu falsa felicidad. Te ayudo con gusto, enganala. No me duele, mejor para mi si ella se larga. La perseguire y luego le pedire disculpas, por haberte arrancado de nuevo de su boca. Bueno, eso no pasara lo se. Creo que seguiremos esperando a que me encuentres, cuando me haya ido. Wow, por un momento me fui. He vuelto. Por cierto recuerdenme de comprar otro gloss dulce. Me gusta ponermelo y que me persigas para besarme. Pero ese no es el punto. Quiero que por un dia no me busques, olvidame. Solo por un dia. Y asi manana, querremos empezar esta historia de nuevo.

Como dije, en tres semanas me voy. Así que adios, te espero cuando regrese.