viernes, 15 de enero de 2010

Que Triste Es Esto.

Es tan increíble como pasa el tiempo. Ya llevo un ano en este plan. Como se marca tu dolor en la frente, formando una poesía de líneas que describe tu desespero. A veces esas líneas se borran con unos cuantos besos, algo de chocolate y amor. Es momento de perdonar. El rencor pesa mucho, y el odio mas. Cuando todo se acaba quedas tu. O al menos eso creo. El solo hecho de que me digas que me amas es bueno. Hace un ano, solo pensaba en mi pelo, en que me aceptaran y en el primer beso. Ahora, llevo un ano con esta maravillosa realidad, una pesada, pero muy satisfactoria carga. Una que paradójicamente me sostiene. Y volveré a lo mismo, esa soledad con la luz apagada y miles de cosas aun por contar. Quiero que te lleves toda la lujuria, el odio, la desconfianza. pero no te lleves el miedo. Escóndelo bajo mi cama y así de noche tendré algo que me acompañe cuando te vayas. O cuando me defrauden y simplemente cambien por un libro viejo.

Me cambiaran y no insistiré. Solo me quedare con mi miedo al olvido debajo de mi sabana, esperando que 

te arrepientas y vengas a mi lado. Clásico en mi, amor y desamor. Que cursi. Pero ahora veré tu rostro de una forma distinta. Seguiré aprendiendo de la vida y de todo lo que falta por hacer. Lo que no debo pero hare, será lo mas importante, luego de ti.

Gracias, por darme un poco de tus labios y besarme cuando te lo pido.

Gracias a todos por no olvidarme, y porque aunque no los vea estén.

 

Gracias a la vida. En fin. Ojala te mueras querida. En el buen sentido.