viernes, 12 de febrero de 2010

Me dieron como ganas.


De repente me dieron ganas de volver al drama. A sentir esa cosa cursi llamada seguridad. Confianza. Amor. Me dieron ganar de recostarme en tu pecho y verte besar mi frente, me dieron ganas de subir la cabeza. Me dieron ganas de escribir esto. Me dieron ganas de quererte hoy un poco mas. De sonar algo contigo y de casarnos a escondias. Hoy le cambie el nombre a mi blog. Hoy me dieron ganas de besar tu nariz, de entrelazar nuestras piernas y de oirte decir que soy todo lo que pediste. Hoy no hay mentiras, solo el mismo miedo pendejo que no te deja seguir adelante.


Le voy a ganar, yo también me quiero casar contigo.