jueves, 20 de mayo de 2010

Eres como un hijo, me haces feliz.


Bueno, sigo aquí. Contigo. Creo. Si, estoy contigo. En lo mismo de hace 9 meses. Puedo decir que esto es un embarazo. Me haces sufrir y ocuparme de todo. Me haces deprimirme y comer desesperada mente. Me causas nauseas y dolores de cabeza. Me volviste adicta al chocolate y es lo único que me calma cuando estoy al borde. Me mareas, me haces llorar por todo y sonrierle a cada detalle. Me tienes esperando lo que quiero; aquí, paciente y con una sonrisa. Llena de esperanza para variar y sin apuros. O bueno, tal vez un poco ansiosa pero nada mas. Porque aquí no hay fecha que valga, no hay diagnósticos ni medicamentos anti-depresivos. 
Pero se que aunque pase el tiempo; lo bueno, se hace esperar. Al final, mi felicidad entera; serás tu.