lunes, 10 de mayo de 2010

Hoy me despido de ti, amada y tierna infancia.



Si, esto es una carta. No se si precisamente de amor, pero una carta. Y es a la infancia. Es mas, esto es una carta de despedida a mi infancia. Como toda nina, jugue con Barbies, baile Azucar Amargo, grite cuando vi a Barney y me daba miedo El Coco. Como todo infante me comi una barquilla y se me cayo al piso. Claro, tambien mi mama me compro otra ahí mismo. Como todo pequeño ser humano, bueno me raspe las rodillas, cante la cancion de La Bella y la Bestia y me daba miedo el chamo malo de Toy Story 1. Si, fuiste buena conmigo. No hubo dolor mayor que el de una muerte que no podia entender, que el de un divorcio del cual ni siquiera me acuerdo en lo mas minimo. Desde chiquita tengo dos casas, dos carros, dos cuartos y dos personas llamadas papa y mama las cuales entre ellos, no cruzaban mas que una o dos miradas en mi honor. Desde que era una nina, recuerdo leer y leer a mas no poder, tomar mucho Toddy y pintarme la boca de rojo. Eso si, siempre regia, desde chiquita, bueno mi mama dice que me aprendi a pintar la boca antes de a caminar y eso ni me lo tienen que decir, creo que incluso ahora me pinto la boca mejor de lo que camino. Hay queridisima infancia, tu terminaste tu vida en mi el 4 de marzo de 2010. Mira, desde ese dia soy algo llamado: Mujer o algo parecido. Pero de verdad verdad. Bueno, creo que desde el 4 en la noche, porque lo que paso ese dia, lo pase siendo nina. Viviendolo al maximo, sin miedos, sin importar lo que podia pasar, sin importar lo malo. Sin temerle al dolor, a las consecuencias o a cualquier cosa que me pudiera haber hecho dano. Pero se que desde ese momento, cambie. A ti te quedo pequeño mi cuerpo, mi vida, en fin: te quede pequena yo. O mejor dicho, te quede grande. 

Ya no necesito que me cuides. Que me digas cosas como que besarse apasionadamente es asqueroso, que tocarle el pecho a un hombre es pasado o que estar en un bosque con el amor de tu vida, de noche, solos es totalmente improvable y peligroso para mi salud. Gracias por hacerme creer que la Barbie solamente se abrazaba con Ken. Gracias porque nunca me dejaste preguntar de donde habia salido Kelly. Ser nino es lo mas lindo que hay. 

No planeo dejar de serlo. Pero se que creci. Se que a mi hermana no le gusto y se que fue algo rapido. Pero gracias por cuidarme los 14 anos que lo hiciste. Lo hiciste bien. Gracias por darme parte de la inocencia que aun tengo. Gracias por darme una sonrisa de pena cada vez que mandaba un mensaje de texto al ninito lindo de mi salon. Gracias por todos esos suenos de peleas entre varones, claro cuando todas eran por mi. Hay infancia, fuiste perfecta. Gracias por ser asi. Por todas la pruebas que me pusiste delante. Desde los primeros tacones, en mi tambien antes de lo normal, hasta el primer beso. Si, el primer beso. Importantisimo. Idiota, pero importante. Bueno, no con los besos de ese tipo. Piquitos, besitos bobos y tiernos. French kissing en la infancia? Ew. Era lo que le decia a mi mama. Como cambian las cosas no? Sabes, french kissing. Gracias por dejarme hacer eso aun siendo nina, porque se que espere demasiado, pero se que mi Frech Kiss perfecto, se que no el primero como todo lo demas, pero el beso perfecto, fue con el hombre perfecto. Y se porque me dirijo a el como hombre. Si querida, hombre. . Ay infancia, tantas cosas juntas. Tantas casas de la Barbie, tantas peleas con Evaluna por la ropa de las Bratz. Tantos llantos por el juguete de la vitrina. Tantos planes vacacionales y tantas peleas idiotas. Tantos “eres mi mejor amiga” sabiendo que solo dos son reales. Pero claro, sabiendolo ahora. Tantos “me gustas” descubriendo que sinceramente y con el alma solamente uno a sido sincero. Conciertos, uniformes, faldas por debajo de la rodilla, pastas de dientes con escarcha y todas esas cosas son las que hicieron mi infancia perfecta. Todas las noches de Navidad en familia y no deseando estar con mi hombre o mi mejor amiga como ahora. Tantas peliculas de terror que no me dejaban dormir por semanas. Tantos miedos de los cuales ahora me burlo. Tantos miedos que dejaste en mi asi tu ya te hayas ido. Si, son demasiadas cosas y me niego a seguir en esto. Gracias por amigas como las que hice contigo. Por lo que era. Gracias por mi familia, la cual me quiere por lo que siempre fui. Gracias por darme la ilusion de querer 8 hijos. Gracias a ti Infancia. Gracias por hacerme cada dia mas mujer. Gracias por ayudarme a crecer y gracias por irte de mi dejando este buen rastro conmigo. Gracias por todo lo que me falta por contar a cerca de ti, pero eso ya queda entre tu y yo. Gracias por ensenarme a pintar la boca de rojo sin necesitar espejo.

Gracias porque desde siempre, me hiciste andar montada en unos tacones.