martes, 1 de junio de 2010

Clisé.



Amo los clisé. Porque como ellos; soy tan solo, una repetición de lamentos.