jueves, 22 de julio de 2010

No va a ser tarde.


No voy a olvidarte, no quiero hacerlo. Puede pasarme la vida por encima si quieres, pero olvidarte seria como tu lo dijiste: "Cuando me olvide de mi vida entera; ya te habré olvidado".. Porque si, somos... O éramos parte de la vida del otro. Tu te quisiste ir, cuando mejor estábamos. Claro, entiendo que no fue por tu culpa, pero como tu, tengo los días en los que pienso en poco en mi y doy vuelta atrás hasta el día, hace ya 2 meses en el que valí para ti lo mismo que una empanada de la cantina. Fue fácil dejarme a mi. Y conmigo toda una vida juntos atrás. Fue fácil verme morir prácticamente? Ver mi cuerpo caminando sin saber que no vendría de nuevo? No. Estoy segura de que para ti no lo fue. Pero desde ese día, para ti todo cambio.
No se como es enamorarse de nuevo, y olvidar a alguien así de rápido. No entiendo, como puedo estar llorando ahorita si solamente me cambiaste por otra aventura aquella vez. Pero realmente si se porque, tienes miedo. Miedo de que en esos 5 segundos de lucidez que tuve, me hubiera podido ir y tu, fácilmente quedarte solo. Pero sabes cual es la ventaja? Que sabes que SIEMPRE voy a estar aquí. Es ridículo, me dicen que te olvide, que me vaya, que te deje SOLO. Pero no, porque te conozco lo suficiente como para saber que le tienes miedo a la soledad. A lo mejor ni tu te das cuenta, pero es eso.
Tu me dejas ir como el viento, porque sabes que siempre volveré. Porque es lo mejor para mi que me vaya, pero porque sabes que tu si me quieres ver volver.
No te estoy diciendo que me voy a ir. No te estoy diciendo que sobretodo, no quiero estar contigo. No me estoy llendo de ti. Porque es algo que NO QUIERO y si no quiero y depende de mi, no lo voy a hacer.

Solo te estoy diciendo, aquí en confianza, que yo también tengo miedo de quedarme sola, pero sabes que? Estoy tan segura como tu, de que te veré volver. Pero si tu sabes que no vas a regresar, porque no quieres, dimelo y cuando te pregunte que paso el 4 de marzo y no puedas contestarlo, vete tranquilo, que ya me habrás olvidado para entonces.