lunes, 20 de septiembre de 2010

Faithfully.


Se pueden extrañar muchas cosas que no se tienen. Tambien cosas que se tuvieron o tendran.
Me puedes extrañar; o no. Puedo extrañarte; o no.
Puedo sentirte de nuevo, verte de nuevo, estar contigo de nuevo y seguir extranandote. Mierda, quiero besarte. La necesidad de ti, llena mis pulmones y, respiro con este desespero mas que con aire. Es tan fuerte cuando te tengo cerca.
Me extrañas tanto que, me buscas. Me encuentras, respirando hondo y viendote a los ojos.
Pero juro no decir te amo; solo cuando me vaya, solo para que lo sepas.
Se siente bien, tenerte entrelazando mi pelo y mi cuerpo. Se sienten bien tus piernas blancas recorriendo mi abdomen y rozando con tu boca el unico aire que te queda.
La tierra bajo mis rodillas, abraza cariñosamente mi piel, tine mi short de marron claro y parte de mi camisa tambien la impregna con su manto oscuro, lleno de vida, lleno de noche y pronto cuando todo termine, lleno de ti.
Mi cuerpo tiembla, al compás del tuyo: estamos juntos.
Extranas esto. Necesitas esto. Extrano esto. Necesito esto.
No hablamos, solo respiro de nuevo, en tu cuello.
Gritas desesperado, un susurro que rompe cada una de mis terminaciones nerviosas: Al fin. Pasan los segundos escapando de las miradas de la gente. Escapando de los reflectores de los carros. Solo que esta vez, no me das la mano. Todo es mas fuerte, mas frio, mas rico?
Verga, es la necesidad.
Todo termina, me levanto, te levantas. Miramos al cielo. Creo que solo fue un abrazo. Dos besos como mucho. Caminamos, llenos de tierra, llenos de vida, llenos de ti.
Me recuerdas que peleábamos, reímos mientras, ocultamos todos los vicios que nos controlan: como a mi tus besos y a ti mi espalda. Ocultamos de nuevo, todo lo que llamamos nuestro alguna vez. Y que sigue siendolo sin ese estupido titulo de propiedad. Repito, a tu compromiso lo boto a la basura.
Caminamos juntos, mientras habia mucha gente con nosotros. El peligro y el miedo habian desaparecido junto con los amigos detras de nosotros. Eramos nosotros, otra vez.
Pero ya basta, se me va el tiempo como se me fue el aire al verte de nuevo. Enciendo un cigarro, tras otro. Sonrisas de felicidad y la despedida.
Como siempre, cantando y con ganas de llorar. "Recuerda que el primer amor jamas se olvida" fue lo ultimo que oiste de mi, luego del obvio Te Amo del día, al que contestaste con un tipico Yo Mas.
Estaba bien, no tenia miedo. No tenia frio. No estaba sola. Estaba feliz. Estaba, por ultima vez, hasta ahora: contigo.
Sonrei, mire atras y estabas alli, como siempre.
Quedaba solo, caminar y esperar a que nuestro destino se cumpliera.
Nosotros no creemos en el destino, hacemos el destino. Tu estas con ella ahora, es tu destino. Pero el nuestro, es el mismo de siempre, uno lleno de vida convertida en 8 hijos y el error llamado matrimonio.
Y estoy bien, el miedo no enerva cada centímetro de mi cuerpo. Como dije, no creo en el miedo.
Tengo miedo; pero aun así, no creo en el.