miércoles, 17 de noviembre de 2010

Desde los 15, me toca fregar a mi.


Y así lo veré. No solo como que crecí un año mas. Como que, entre mis 14 y mis 15 años, he cambiado de una manera INCREÍBLE.He amado, he hecho cosas que creí que no iba a hacer en toda mi vida, he visto gente sufrir y he hecho gente sufrir, he llorado, he cantado, he vivido sin pensarlo dos veces en este ultimo año de mi vida.Todo lo he aprendido hacer con pasión y sin miedo a nada. La vida es corta y a penas tengo 15 años. Lo necesario para gozarmelos completos, llenos de besos e imágenes literarias: si mama, todas las imágenes que yo quiera.
El amor de mi vida me correspondió durante mucho tiempo y creo que con una hermana del alma, aprendí el verdadero significado de la amistad.
Me tatué el sinónimo de mi vida; la razón por la que estoy aquí; las lágrimas que han nublados mis ojos; las risas que colman mis mañanas y el amor de mi vida en la cadera.
Perdí miles de noches entre vicios y recordé miles de cosas que no debí.
Vi cosas, que cambiaron mi vida y algunas que me hicieron un poco mas lo que soy.
Sigo amando como si no hubiera otro día al mismo hombre. Sigo decidida a luchar por el. Sigo viéndolo con los mismos ojos con los que lo vi en la penumbra hace 2 años cuando no debía.
Confié en la persona que no debía, pero esta no quebranto mi confianza. Ni siquiera por las peleas y los rumores. Ni siquiera porque ya no nos hablamos ha dicho mi mayor secreto. Prefiero pensar que lo olvido a que tiene la llave de mi vida entera.
Grite como si mi voz fuera infinita y he caminado 21 kilómetros acompañada de mis lamentos.
Crecí encima de sus besos. Me crié rodeada de sus manos. Y acompañada de sus palabras despedí a la infancia que invadía cada pedacito de mi con un beso.
Llore hasta la poca vida que me queda. Llore hasta los recuerdos que perdí. Llore cada centímetro de mi. Llore mi alma entera, hasta quedar completamente empapada.
Sentí todo lo que pasaba por mi cabeza como sentimientos extraños.
Aprendí a confiar y a cerrar los ojos, solamente en 2 personas.
Conocí y quise a una persona que no pensé que nunca conocería, esa persona que si tiene la llave de mi vida, esa persona que es mi nueva amiga.
Soñé hasta con volverlo a besar.
Cante con la poca voz que me queda, luego de ser vilmente callada por el ruido de la calle.
Abrí los ojos y me vi en el espejo. Por primera vez en toda mi vida, yo, desnuda frente a un espejo, era todo lo que quería. Solo pendían de mi, el collar que el me dio y mi tatuaje. Como en mi vida diaria, tan tranquilos ocupando su espacio en mi cuerpo sin estorbar o pedir permiso. Sin hacer ruido pero afirmando su presencia, ahí están.
Me llene de pintura hasta la ropa interior.
Baile como no lo se hacer, hasta que me salio bien.
Cometí errores imborrables de su memoria y satisfactorios para la mía.
Hice daño, al amor de mi vida y a los otros que quise.
Mentí y dije que eso era todo.
Caí sin destino mas que el abismo y fui levantada.
Tome 8 pastillas en una noche y sobreviví.
Me deje crecer el pelo.
Corrí aunque no supiera como hacerlo, hacia sus brazos.
Pedí perdón miles de veces sin razón alguna.
Reí hasta flanquear en mis piernas e hice cosquillas mientras veía el amanecer.
Adopte un gato.
Me fui de mi casa hasta encontrármelo a el.
Me volví a enamorar de la misma persona, con cada amanecer.
Y todo esto, lo seguiré haciendo.
Amando todo lo que hago, cada día, cada noche, cada tarde o amanecer. Todos los minutos sin arrepentirme de los días y noches que le di. De lo que llevo en la cadera. De lo que dije o sentí.
Sabiendo que, ha sido mi mejor año y que la vida sigue porque no estoy sola.

De nuevo te llevo dos años; y me toca fregar a mi.