domingo, 7 de noviembre de 2010

Hubiera sido mas fácil.



Creo que estamos como en la foto de arriba.
Yo, estoy clara que las cosas cambiaron, estoy clara que ya nada es o sera igual. Pero también estoy clara, que gracias a todo lo que ha pasado, podría ser hasta mejor.
Te extraño y quiero estar contigo.
Se que aun piensas en mi, al menos 5 minutos al día. Que cada vez que me lanzas un hielo o una papita frita, me estas devolviendo parte de lo que me habías dado, y tan de repente me arrebataste de un beso.
Ayer, estuve hablando con un amigo, que seria mucho mas fácil, saber cual seria el ultimo día de todo.
Se valoraría mas, cada segundo y cada palabra. No cometiéramos errores y no habría miedo.
Si yo, el 21 de mayo, hubiera sabido que, esta seria nuestra ultima noche, nuestros últimos besos calmados y nuestras ultimas tomadas de mano sin miedo, al día siguiente te hubiera dejado ir tranquilo, pero sabiendo que volverías.
Si tan solo ese cigarro que nos fumamos hubieran sido 2; y si los besos que nos dimos hubieran sido mas largos y si tan solo hubiéramos vuelto a amarnos sin miedo y no hubieras esperado una noche mas, no te hubieras ido.
Si no hubiese llovido y hubiéramos caminado juntos hasta sudar y volverlo a hacer una y otra vez.
Si no te quise tanto como lo dije, hubiera sido mas fácil dejarte ir.

Es que, verte caminar lleno de furia, miedo y lágrimas en los ojos y sabiendo que seria la ultima noche llena de nosotros, hubiera sido mucho mas fácil, sin la esperanza que llenaba mis venas. Si tan solo hubiera sabido que, nada seria igual, que no regresarias que, seria el adiós definitivo, como mínimo, hubiera pedido disculpas. Pero no, la vida y el tiempo fueron crueles conmigo, me olvidaste como a las lágrimas que brotaron, lenta y suavemente de tus ojos. Me dejaste ahí, hasta que mi mama llegara, sonando que ibas a regresar. Esperando sola, porque ni tatuaje tenia a que volvieras a decirme que olvidarme no podías.
Me dejaste, llena de tus dedos y tus manos, llena de ti y de tus besos. De tus pestañas en mi dedo pulgar pidiendo deseos juntos. Me dejaste sola, con una sonrisa tonta de esperanza, los ojos llenos de lágrimas, sonriendo, sentada y vacía de ti.

Y si, creo que estamos como en la foto, porque ellos capaz no saben que la ultima vez en la que, el le dijo a ella: “Yo te amo, quiero estar contigo y quiero pasar el resto de mi vida contigo.” Podía ser la ultima noche real, que los llenara de brisa y de pasión, de frío y del humo del cigarro que nos fumamos esa noche. Compartido claro, como siempre lo hicimos con todo.
Yo aun te amo y quiero que lo sepas.
Tu morirás callado, pero mueres de ganas de solo decirme a mi la verdad. Que, aquí entre nos, ni yo se que es.